En el mes de la Patria

por Emiliano Rodríguez Briceño
0 comentario

Septiembre, el mes de la Patria lo llamamos casi todos los mexicanos. En este mes festejamos la independencia de México, a los Niños Héroes y conmemoramos las grandes desgracias de los sismos con que nos golpeó la naturaleza, pero como dice Lorenzo Meyer, debemos dedicar un momento para reflexionar en nuestro país, nuestra nación, nuestra sociedad, como eso, nuestra Patria. Leyendo me encontré un hermoso artículo de Lorenzo Meyer publicado en El Universal, el 20 de septiembre de 2020. Espero no cometer un ilícito reproduciéndolo íntegro, pero quiero compartirlo con todos ustedes que puedan y quieran leerlo. Es imparcial, honesto y breve, con un profundo sentimiento de pesar ante la situación a la que hemos permitido que llegue nuestra Patria. Espero todos podamos reflexionar y poder aportar lo que en nuestras manos esté, para mejorar las condiciones, aunque solamente sea estar conscientes.

Proyecto siempre en construcción

Todo estado nacional es un proyecto en construcción. En este “mes patrio” es apropiado reflexionar sobre la naturaleza del nuestro.

Como lo destaca Yuval Noah Harari, (Sapiens. A brief history of humankind, [2015]), pasada su primera etapa, las sociedades humanas, ya sedentarias y densas, debieron aceptar como realidades objetivas lo que eran y siguen siendo: órdenes imaginados tomados como ciertos por la mayoría, es decir, se crearon estructuras de autoridad sustentadas en mitos e ideas de justicia sancionadas por una divinidad para que las jerarquías y la legitimidad de la autoridad y de la estructura social fueran posibles. Otro académico, Benedict Anderson, exploró de manera muy sugerente la gestación de las ideas nacionalistas que llevaron a muchas sociedades a transformarse de colonias en estados nacionales. El mexicano es un caso de estos, (lmagined Communities, [1983]).

En países como el nuestro, que fue una colonia europea, la idea de ya no considerarse parte de un enorme imperio trasatlántico y reinventarse como nación independiente, surgió de la imaginación y esfuerzos de élites locales criollas insatisfechas que, poco a poco, lograron extenderla a una parte de la sociedad novohispana hasta convertirla, con el tiempo, en un elemento central de la imaginación colectiva.

La brutal lucha que desembocó en la independencia mexicana se desarrolló a lo largo de más de una década; fue un poco más prolongada que la argentina y menos que la venezolana. En México, como a todo lo largo del imperio español en América, los detonadores del impulso insurgente fueron factores externos: el ejemplo norteamericano -que logró su separación de Inglaterra en 1783- pero, sobre todo, la destrucción del orden político europeo por la Revolución Francesa y las guerras napoleónicas y que, entre otras cosas, llevaron a la invasión francesa de España y a destronar a su rey. Se generó entonces, 1808, un inesperado vacío de poder legítimo en las colonias americanas y las minorías criollas lo vieron como su gran oportunidad para adquirir una autonomía hasta entonces negada.

 En México, la autonomía de España la habían intentado de manera prematura Martín Cortes y sus seguidores en el siglo XVI. Al lograrse la independencia en 1821, fue posible imaginar un nuevo orden con un futuro esplendido para la nación mexicana, rica en recursos, amplia en territorio, y situada a mitad de camino entre Europa y Asia. Esa imagen positiva llenó los discursos que saludaron la nueva época. Como lo mostró Javier Ocampo en Las ideas de un día (1969), a muchos les pareció natural lo que entonces pronosticó la “Gaceta Imperial”:  “la gloria con que la [nación] mexicana, confiada en sus propias fuerzas, en su moderación y religiosidad, sin auxilio extraño, se sobrepone a las demás [naciones] del Universo” al punto que no solo daría “nueva forma” al país sino también a la mismísima Europa. (p. 88)

Pronto, muy pronto, la clase política mexicana se enfrascaría en una pugna feroz y prolongada que hizo patente que la larga etapa colonial no había dotado a la Nueva España de la estructura social e institucional necesaria para transformarse con éxito en la nación imaginada: viable y próspera. A dos siglos de distancia seguimos ferozmente divididos y sin poder hacer realidad el gran objetivo nacional propuesto por Morelos en 1813: generar estructuras legales que efectivamente “moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto”. Seguimos empeñados en tamaña tarea, aunque no todos la imaginan deseable y posible de la misma manera.”

Lorenzo Meyer

Lorenzo Francisco Meyer Cossío (Ciudad de México, 24 de febrero de 1942) es un historiador y académico mexicano que también incursiona en el periodismo.

Profesor emérito de El Colegio de México y miembro emérito del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México, obtuvo su licenciatura en relaciones internacionales en el Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México. Es doctor en relaciones internacionales por El Colegio de México, con estancia posdoctoral en el Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Chicago.

Ha impartido cursos en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1971, 1972 y 1975; en la Universidad Autónoma de Nuevo León en 1979; en El Colegio de Michoacán en 1981; en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) de 1981 a 1984; en el Instituto Tecnológico Autónomo de México de 1983 a 1984, y en la Universidad Iberoamericana en 1993.

Como profesor visitante ha impartido cursos en los departamentos de historia de la Universidad de Texas en Austin, del Colorado College, de la Universidad de Chicago, de la Universidad de California, San Diego, en la Universidad de Washington en Seattle, en la Universidad Columbia, en la Universidad Complutense en Madrid, y en la Universidad Stanford.

Desde 1984, su columna «Agenda Ciudadana» se ha publicado en los diarios Excélsior (1984-1994), Reforma (1994-2018) y El Universal (desde 2018). Asimismo, desde 1999 es panelista del programa Primer Plano de Canal Once,​ siendo el único analista que ha permanecido desde el inicio de la emisión. También participa en la mesa de análisis político del noticiero por internet que conduce Carmen Aristegui.

Te puede interesar

Deja un comentario