La planeación y sus dificultades

por Emiliano Rodríguez Briceño
0 comentario

El ejercicio de planeación es relativamente fácil en un ambiente estable, sin temor de grandes cambios y en medio de un proceso económico y social sin sobresaltos continuos.

Por lo contrario, cuando la planeación se pretende llevar a cabo en un ambiente sujeto a cambios poco previsibles en el entorno social y económico, se convierte en un ejercicio parecido al pronóstico del tiempo, con ajustes permanentes y sin la certeza solamente de un corto tiempo. Pero cuando la propia permanencia de la alta gerencia, dirección incluida, está sujeta a períodos tan cortos como un año y medio, es indudable que la planeación es casi un ejercicio de adivinación que muchos directivos prefieren eludir y pueden solo plantear planes generales a gusto de quien toma las decisiones sobre el momento siguiente.

Tristemente es la situación de la mayoría de los operadores de los servicios de agua potable y saneamiento en México.

Como dice el contador Medrano en su artículo en esta publicación, “Solo un segmento del universo de los Prestadores de Servicios del país, realizan procesos formales de planeación, utilizan algún proceso de calidad, utilizan y dan seguimiento a indicadores, tienen sistemas informáticos robustos e integrados, cuentan con personal dedicado a estas actividades y normalmente son aquellos que tienen finanzas sanas, aprovechan su economía de escala y cobran de una manera aceptable sus servicios.”

La planeación es uno de los puntales de la sostenibilidad y es un ejercicio casi imposible de llevar a cabo en las condiciones que forman el entorno en el que se encuentran la mayoría de los operadores de los servicios de agua potable y saneamiento, sin que se vea en el futuro próximo una posibilidad de cambio, si el marco legal y su ejercicio no generan condiciones favorables, que necesariamente pasan por procesos de regulación y de integración de poblaciones y municipios en agrupaciones que económicamente sean viables de enfrentar con éxito la sostenibilidad.

Si las nuevas legislaciones no contemplan esta realidad, la planeación seguirá siendo posibilidad de los menos.

La planeación es un ejercicio que debe abordarse seriamente si lo que se pretende, es no solamente prever el futuro mediato, sino sentar las bases de una sostenibilidad real y las posibilidades de una mejora real de los servicios, hasta llevarlos a niveles de excelencia.

En una planeación de estas características, el modelo que propone Salvador Medrano es una necesidad obligada para garantizar su viabilidad y el éxito que se persigue.

Mi agradecimiento a Salvador por su esfuerzo y las ganas de participar en estas publicaciones en apoyo a los organismos operadores de servicios de agua potable y saneamiento.

Te puede interesar

Deja un comentario