Las paradojas de los servicios de agua

por Emiliano Rodríguez Briceño
5 comentarios

Haciendo un análisis de las condiciones en que se prestan los servicios en nuestro país, así como de los paradigmas más comunes, legales o no, escritos o no, que los regulan o que se aceptan como usuales, nos encontramos una serie de paradojas curiosas cuando menos, cuando no incongruentes con el sentido común. También es cierto que el sentido común es a veces el menos común, aunque esto no sea sino un lugar común.

Comencemos con los precios que se ponen a los servicios. En primer lugar, nos encontramos que lo más común (y volvemos a lo común) es que no tengan nada que ver con los costos del servicio, lo que sucede con casi todos los servicios o mercancías de uso común (no cabe duda, lo común nos perseguirá). Comúnmente se pretende cobrar menos por un consumo mínimo, no importa quien lo consuma ni su situación socioeconómica. Suponemos alegremente que la situación socioeconómica deriva en la necesidad del servicio de agua, sin importar el tamaño de la familia. Más hijos, más dependientes económicos, abuelos, tíos o lo que sea, ¡determina menos agua para cada uno o pagamos más! Y no más por la cantidad, sino más por cada metro porque cambia la tarifa.

Un caso ilustrativo. En el puerto turístico por excelencia de Jalisco, el servicio mínimo era de 10 m3 por mes, sin importar la zona del puerto. Zonas turísticas con departamentos cuyo costo sobrepasa fácilmente los 4 o 5 millones de pesos y que en el mejor de los casos son utilizados cada semana por 2 días. Que demandan condiciones de servicio para que éste sea ofertado los 365 días del año se use el agua o no. Tienen las mismas tarifas y los mismos mínimos de servicio que toda la población. Con el uso de 2 días por semana y con una asistencia de hasta 6 personas, el uso mensual difícilmente rebasa el consumo mínimo, aunque su demanda máxima horaria durante su uso es muy alta y demanda una infraestructura mayor que las zonas populares y obvio, requiere de mayores equipos mayor mantenimiento. Pero pagan bimestralmente lo mismo que una vivienda en una zona popular con una familia que si se descuida o es muy numerosa, puede pagar más. Cuando les observé que debería haber una tarifa diferenciada, el argumento fue que legalmente no se puede cobrar tarifas diferenciadas porque todos los mexicanos tenemos los mismos derechos. ¡En serio todos los mexicanos tenemos los mismos derechos!

O sea, las tarifas con un mínimo consumo a un precio mínimo no benefician necesariamente a los más pobres o necesitados, si ese es el pretexto para una tarifa mínima que nada tiene que ver con los costos del servicio.

Me gustaría saber si hay algún mexicano que con el monto de su recibo por servicios de agua y con el dato de su consumo, o con todos los datos aportados por su recibo, pueda hacerse una idea de cuanto es el costo real de los servicios que recibe. Claro que tampoco puedo saber cuanto es el costo real de una coca cola o de una cerveza o de un litro de agua embotellada. ¡Pero esos no son servicios públicos! Pero todos esos productos tienen el mismo precio para todos y si los consumo en mayor cantidad, normalmente me cuestan menos. ¡Raro no!

Y pretender cambiar el paradigma tarifario por un esquema más lógico, más justo y mucho más entendible (y créanme que existen esquemas que reúnen esas condiciones) en el que el costo medio del servicio por unidad sea el eje y sea priorizado el consumo por persona y nivel socioeconómico, sería equivalente a una revolución social más costosa que nuestra Revolución. ¿Podrá hacerse un día?

Cambiemos el tema. A cada uno de mis lectores (espero que los haya) si le preguntaran en este momento ¿cuál es la calidad del servicio que recibe? ¿qué contestaría? Ponga su respuesta en la mesa para ser analizada después de que hagamos los siguientes comentarios.

¿Tiene tinaco o cisterna en su casa o departamento? Si la respuesta es si, solo puede ser porque no tiene abastecimiento continuo y el servicio se suspende por algunas horas o algunos días. Eso asegura que el agua de servicio en su casa seguramente no es potable. ¿O cree que sí? ¿Toma el agua de la llave? Cuidado, se está jugando la salud y la de su familia. Y no me cuente con que clora su cisterna o su tinaco. O compra agua embotellada. ¿En botellón de 20 litros? ¿cuánto le dura un botellón? Si es más de un día, tome en cuenta que un botellón abierto debe ser muy bien protegido o se convierte en un caldo de cultivo y el remedio es peor que la enfermedad. Si usa botellas menores ¿cuánto le cuesta el agua embotellada al mes? Compárelo con el costo de su tarifa de servicio de agua y súmelos.

Ahora regresemos al párrafo anterior y revise su respuesta. ¿Está satisfecho? ¿Por qué lo tolera? La ley hace al municipio responsable en exclusivo de los servicios de agua potable y saneamiento…AGUA POTABLE. ¿Se conforma con el servicio que recibe? ¿No tiene derecho a nada más que el servicio que recibe? ¿Por qué no hace algo para cambiar las cosas? Las autoridades que no cumplen con la ley deben ser sujetas de juicio y cuestionamiento.

Dejémoslo por hoy. Les ofrezco seguir con estas reflexiones y seguir analizando las paradojas de los servicios de agua en México. Los temas son los mismos pero hay puntos de vista diferentes.

Te puede interesar

5 comentarios

Mario Buenfil 31 mayo, 2021 - 1:42 pm

Gracias Ing. Emiliano, como siempre, sus ideas son alimento para el cerebro y motivación para actuar. Esperemos que algunos lectores comiencen a actuar a favor de cosas que ahora se ven “tan difíciles y “”revolucionarias” en temas de agua y saneamiento. Pero ¿por que en México es tan difícil? mientras que en notros países, incluso latinoamericanos, ya lo tienen mejor resuelto que nosotros.

Responder
Elisa 2 junio, 2021 - 9:52 am

Interesante como de costumbre sus análisis. Me gustaría saber que opina usted sobre la captura de agua de lluvia en casas para su uso. ¿Lo considera viable? ¿cree que podría ayudar un poco a solucionar el problema de la escasez del agua?

Responder
Emiliano Rodríguez Briceño 6 junio, 2021 - 1:29 pm

Depende como se capte y para que se vaya a utilizar. Pero es posible y conveniente

Responder
Jose Roberto Cagigas Velásquez 7 junio, 2021 - 11:30 am

Buen día, Ing Rodríguez.
Si me lo permite , le enviaré algunos comentarios al respecto.
Espero su confirmación.
Roberto Cagigas

Responder
Emiliano Rodríguez Briceño 7 junio, 2021 - 11:37 am

Puedes hacerlos por este medio sin restricciones o a erb@emiliano.mx

Responder

Deja un comentario